Frédéric Chopin

Nocturnos de Chopin, partituras

Nocturne N°20 opus posthume

Frédéric Chopin usó una estricta forma de rubato en algunas de sus obras: la mano izquierda siempre tocaba en el tiempo exacto de la pieza, mientras la mano derecha (la que llevaba la melodía) tocaba con libertad, o sea, con rubato. Franz Schubert y Alexander Scriabin también usaban el rubato para dar emoción a sus obras. Mientras Schubert estaba tocando en el Burgtheater en 1825, fue aplaudido por Salieri quien lo felicitó por el buen uso del rubato

arpegio en Do Mayor

Beethoven (Sonata para piano n.º 14 en Do sostenido menor, Opus 27 n.º 2 - I. Adagio sostenuto)

"Sonata para piano n.º 14 (Beethoven)"
del pintor polaco Stanisław Masłowski,
1884.

"Puesto que estoy solo:
una mujer amada
o un desdichado
compañero de viaje.

Puesto que soy poeta:
un arco de palabras
que no puedo tensar
sin un sentimiento
de dicha y de horror.

Puesto que soy prisionero:
una súbita mirada
hacia la libertad.

Puesto que estoy amenazado
por la muerte:
un animal vivo aún caliente,
un corazón que palpita
sarcásticamente.

Puesto que estoy amenazado
por el mar: un arrecife de duro granito."




-Stig Dagerman-

BARENBOIM ON BEETHOVEN - Live from Berlin

Círculo de Quintas

Cada paso en la dirección dominante es un intervalo de quinta, y significa que cada vez hay que añadir una nota sostenida a la nueva escala mayor. Los tonos bemoles se forman moviéndose en dirección contraria a las agujas del reloj. Cada paso en la dirección subdominante es un intervalo de cuarta y significa la adición de un bemol a la nueva escala mayor.

En teoría es posible continuar indefinidamente en cualquier dirección. El tono de DO se podría representar como SI# (con 12 sostenidos) o como REbb con 12 bemoles.
Compartir

Buscar este blog

lunes, 28 de noviembre de 2011

FAUSTO, CHARLES. GOUNOD





CHARLES GOUNOD






*   *   *

*   *

*

Gounod Faust Ruggero Raimondi Francisco Araiza Gabriela Benackova 1985 





Fausto, tenor
Mefistófeles, bajo
Margarita, soprano
Siebel, soprano
Wagner, barítono
Doña Marta, contralto
Valentín, barítono
Opernhaus Zurich 2005. Jonas Kaufmann, Elena Mosuc, Carlo Colombara Patrick Fournellier in Faust




Fausto Goethe




*   *   *

*   *

*






*   *   *

*  *

 *










en castellano:








Introducción

Escena y Coro

(Gabinete de Fausto. Es de noche. Éste
está solo. Su lámpara está a punto de
apagarse. Está sentado ante una mesa
repleta de pergaminos. Ante él tiene
un libro abierto)

FAUSTO
¡Nada!... En vano interrogo,
en mi ardiente velar,
a la naturaleza y al Creador.
¡Ni una voz me susurra al oído
una palabra de consuelo!
¡He languidecido, triste y solitario,
sin poder romper el lazo
que aún me une a la tierra!
¡No veo nada!
¡No sé nada!

(Cierra el libro y se levanta.
Empieza a amanecer.)

¡El cielo palidece! ¡Ante la nueva aurora
la sombría noche se desvanece!
¡Un día más! ¡Un día más que brilla!
¡Oh! muerte, ¿cuándo vendrás
a acogerme bajo tus alas?
¡Y bien! Ya que la muerte me rehuye,
¿por qué no ir yo tras ella?...

(Coge una redoma de la mesa.)

¡Te saludo, mi última mañana!
¡Te saludo, mi última mañana!
¡Llego sin miedo al final del viaje;
y me siento, con este brebaje,
el único dueño de mi destino!

(Vierte el contenido de la redoma
en una copa. En el momento en que se
lleva la copa a los labios, se oyen
fuera voces de muchachas.)

MUCHACHAS
¡Niña perezosa
que todavía dormitas!
Ya brilla el día
bajo su manto de oro.
Ya canta el pájaro
sus locas canciones;
el alba acariciadora
sonríe a las cosechas;
el arroyo murmura,
la flor se abre al día,
¡Toda la naturaleza
despierta al amor!

FAUSTO
Vanos ecos de la alegría humana,
¡proseguid, proseguid vuestro camino!
Proseguid, proseguid
Oh, copa que mis antepasados
tantas veces llenaron,
¿por qué tiemblas en mi mano?

(Se lleva nuevamente la copa a los labios.
Se escucha en el exterior unas voces
de hombres yendo al campo)

LABRADORES
(detrás de la escena)
En los campos la aurora nos llama;
¡apenas se ve la golondrina
que vuela y se sumerge con un batir de alas
en la profundidad del cielo azul!
El tiempo es bueno, la tierra es hermosa;
en los campos la aurora nos llama.
El tiempo es bueno, la tierra es hermosa;
¡Bendito sea Dios! ¡Bendito sea Dios!

FAUSTO
¡Dios!

MUCHACHAS Y LABRADORES
¡Bendito sea Dios!

FAUSTO
(se deja caer en el sillón)
¡Dios! ¡Dios!
Pero este Dios, ¿qué puede hacer por mi?

(levantándose)

¿Me devolverá el amor,
la juventud y la fe?
¡Malditos seáis, voluptuosos humanos!
¡Malditas sean las cadenas
que hacen que me arrastre aquí abajo!
¡Maldito sea todo lo que nos engaña,
vana esperanza que se pierde en el tiempo,
sueños de amor o de batallas!
¡Maldita sea la felicidad,
malditas la ciencia, la oración y la fe!
¡Maldita seas tú, paciencia!
¡A mí, Satanás, a mí!

MEFISTÓFELES
(Apareciendo de repente)
¡Aquí estoy!
¿De qué te extrañas?
¿No me encuentras a tu gusto?
La espada al costado, la pluma en el sombrero,
la escarcela llena,
una suntuosa capa sobre los hombros;
en suma, ¡un auténtico gentilhombre!
¡Y bien! Doctor, ¿qué quieres de mí?
¡Habla, vamos!...
¿Te doy miedo?

FAUSTO
No.

MEFISTÓFELES
¿Dudas de mi poder?

FAUSTO
Tal vez.

MEFISTÓFELES
¡Ponlo, pues, a prueba!

FAUSTO
¡Vete!

MEFISTÓFELES
¡Vaya! ¿Ése es tu agradecimiento?
Te enseñaré que con Satanás
hay que comportarse de otro modo.
¡Y que no había necesidad
de llamarle desde tan lejos
para despedirle a continuación!

FAUSTO
¿Y qué puedes hacer por mí?

MEFISTÓFELES
¡Todo, todo! Pero dime primero
qué es lo que quieres: ¿es oro?

FAUSTO
¿Qué haría yo con la riqueza?

MEFISTÓFELES
¡Bien! ¡Ya veo donde te duele!
¿Quieres la gloria?

FAUSTO
¡Mucho más!

MEFISTÓFELES
¿El poder?

FAUSTO
¡No! ¡Quiero un tesoro
que los contiene todos!
¡Quiero la juventud!
¡Para mí los placeres,
las jóvenes amantes!
¡Para mí sus caricias!
¡Para mí sus deseos!
¡Para mí la energía
de los potentes instintos,
y la loca orgía
del corazón y los sentidos!
Juventud ardiente,
¡para mí tus deseos!
¡para mí tu embriaguez!
¡para mí tus placeres!
¡para mí tu embriaguez!
¡para mí tus placeres!

MEFISTÓFELES
¡Muy bien! ¡Muy bien! ¡Muy bien!
Puedo satisfacer tu capricho.

FAUSTO
¿Y qué he de darte a cambio?

MEFISTÓFELES
Casi nada, casi nada:
aquí, yo estoy a tu servicio,
pero allá tú lo estarás al mío.

FAUSTO
¿Allá?...

MEFISTÓFELES
(tendiéndole un pergamino)
¡Allá! Vamos, firma.
¡Qué veo! ¡Te tiembla la mano!
¿Qué necesitas para decidirte?
La juventud te llama:
¡atrévete a mirarla!

(Hace un gesto. Y una visión aparece:
Margarita, que hila ante su rueca.)

FAUSTO
¡Oh, maravilla!

MEFISTÓFELES
¡Y bien! ¿Qué te parece?

(Le tiende con impaciencia el pergamino)

FAUSTO
¡Dame!

MEFISTÓFELES
¡Por fin!

(Fausto toma el pergamino y firma;
mientras tanto Mefistófeles coge
la copa que se halla sobre la mesa)

Y ahora, ¡soy yo quien te invita
a vaciar esta copa cuyos vapores que hierven
no son de muerte, ni de veneno;
¡sino de vida!

FAUSTO
(toma la copa y se vuelve
hacia la visión de Margarita)
¡Por ti, fantasma adorable y encantador!

(Vacía la copa y se transforma en un
elegante joven. La visión desaparece.)

MEFISTÓFELES
¡Ven!

FAUSTO
¿Volveré a verla?

MEFISTÓFELES
Sin duda.

FAUSTO
¿Cuándo?

MEFISTÓFELES
Hoy.

FAUSTO
¡Está bien!

MEFISTÓFELES
¡Vamos!

FAUSTO Y MEFISTÓFELES
¡Vamos!

FAUSTO
¡Para mí los placeres,
las jóvenes amantes!
¡Para mí sus caricias!
¡Para mí sus deseos!
¡Para mí la energía
de los potentes instintos,
y la loca orgía
del corazón y los sentidos!
Juventud ardiente,
¡para mí tus deseos!
¡para mí tu embriaguez!
¡para mí tus placeres!

MEFISTÓFELES
¡Para ti los placeres,
las jóvenes amantes!
¡Para ti sus caricias!
¡Para ti sus deseos!
¡Para ti la energía
de los potentes instintos,
y la loca orgía
del corazón y los sentidos!
Juventud ardiente,
¡para ti sus deseos!
¡para ti su embriaguez!
¡para ti sus placeres!

(Salen.)


*   *   *

*   *

 *



The vision of Marguerite as staged at Covent Garden in 1864 with Jean-Baptiste Faure as Méphistophélès and Giovanni Mario as Faust



en francés








Introduction

Scène et Choeur

(Le cabinet de Faut. C'est la nuit,
Faust est seul, assis à une table
couverte de livres et de parchemins,
devant lui un livre ouvert. La lampe
est sur le point de s'entendre.)

FAUST
Rien !En vain j'interroge,
en mon ardente veille,
La nature et la Créateur;
Pas une voix ne glisse à mon oreille
Un mot consolateur!
J'ai langui, triste et solitaire,
Sans pouvoir briser le lien
Qui m'attache encore à la terre!
Je ne vois rien!
je ne sais rien! rien! rien!

(Il ferme le livre et se lève;
le jour commence à se lever.)

Le ciel pâlit; devant l'aube nouvelle
Le sombre nuit s'évanouit!
Encore un jour! encore un jour qui luit!
O mort ! quand viendras-tu
M'abriter sous ton aile?
Eh bien ! puisque la mort me fuit
Pourquoi n'irais-je pas vers elle?

(Saisit une fiole sur la table)

Salut! O mon dernier matin!
Salut! O mon dernier matin!
J'arrive sans terreur
Au terme du voyage;
Le seul maître de mon destin!

(Il verse le contenu de la fiole dans une
coupe Comme il porte la coupe à ses lèvres,
des voix de femmes lui parviennent de
l'extérieur.)

LES JEUNES FILLES
Ah! Paresseuse fille
Qui sommeille encore!
Déjà le jour brille
Sous son manteau d'or
Déjà l'oiseau chante
Ses folles chansons;
L'aube caressante
Sourit aux moissons;
Le ruisseau murmure
La fleur s'ouvre au jour,
Toute la nature
S'éveille à l'amour!

FAUST
Vains échos de la joie humaine,
Passez, passez votre chemins!
Passez, passez.
O coupe des aïeux,
qui tant de fois fus pleine,
Pourquoi trembles-tu dans ma main?

(Il porte nouvellement la coupe à ses
lèvres L'on entend de l'extérieur des
voix d'hommes allant aux champs.)

LES LABOUREURS
(Derrière la scène)
Aux champs l'aurore nous rappelle
On voit à peine l'hirondelle,
Qui vole et plonge d'un coup d'aile,
Dans la profondeur du ciel bleu!
Le temps est beau! la terre est belle!
Aux champs l'aurore nous rappelle,
Le temps est beau, la terre belle,
Béni soit Dieu!

FAUST
Dieu!

JEUNES FILLES ET LABOUREURS
Béni soit Dieu!

FAUST
(s'assied dans le fauteuil)
Dieu! Dieu!
Mais ce Dieu, que peut-il pour moi?

(Il se lève)

Me rendra-t-il l'amour,
la jeunesse et la foi?
Maudites soyez-vous, ô voluptés humaines!
Maudites soient la chaînes
Qui me font ramper ici bas!
Maudit soit tout ce qui nous leurre,
Vain espoir qui passe avec l'heure,
Rêves d'amour ou de combat
Maudit soit le bonheur!
Maudites, la science, la prière et la foi!
Maudite sois-tu, patience!
A moi, Satan! à moi!

MÉPHISTOPHÉLÈS
(apparaissant soudain)
Me voici!
D'où vient ta surprise?
Ne suis-je pas mis à ta guise?
L'épée au côté, la plume au chapeau
L'escarcelle pleine,
un riche manteau sur l'épaule
En somme, un vrai gentilhomme!
Eh bien ! docteur, que me veux-tu?
Voyons ; parle!
Te fais-je peur?

FAUST
Non.

MÉPHISTOPHÉLÈS
Doutes-tu de ma puissance?

FAUST
Peut-être!

MÉPHISTOPHÉLÈS
Mets-la donc à l'épreuve!

FAUST
Va-t'en!

MÉPHISTOPHÉLÈS
Fi! c'est là ta reconnaissance!
Apprends de moi qu'avec Satan
L'on en doit user d'autre sorte,
Et qu'il n'était pas besoin
De l'appeler de si loin
Pour le mettre ensuite à la porte!

FAUST
Et que peux-tu pour moi?

MÉPHISTOPHÉLÈS
Tout, tout mais dis-moi d'abord
Ce que tu veux? est-ce de l'or?

FAUST
Que ferais-je de la richesse?

MÉPHISTOPHÉLÈS
Bon, je vois où le bât te blesse!
tu veux la gloire?

FAUST
Plus encore!

MÉPHISTOPHÉLÈS
La puissance?

FAUST
Non! je veux un trésor
Qui les contient tous!
Je veux la jeunesse!
A moi les plaisirs,
Les jeunes maîtresses!
A moi leurs caresses,
A moi leurs désirs!
A moi l'énergie
Des instincts puissants,
Et la folle orgie
Du coeur et des sens!
Ardente jeunesse,
A moi tes désirs,
A moi ton ivresse,
A moi tes plaisirs,
A moi ton ivresse,
A moi tes plaisirs.

MÉPHISTOPHÉLÈS
Fort bien! fort bien! fort bien!
Je puis contenter ton caprice.

FAUST
Et que te donnerai-je en retour?

MÉPHISTOPHÉLÈS
Presque rien, presque rien:
Ici, je suis à ton service
Mais là-bas, tu seras au mien!

FAUST
Là-bas?

MÉPHISTOPHÉLÈS
(tendant un parchemin)
Là-bas ! allons, signe!
Eh quoi ! ta main tremble!
Que faut-il pour te décider?
La jeunesse t'appelle;
Ose la regarder.

(Il fait un geste; une forme
apparaît: Marguerite au rouet.)

FAUST
O merveille!

MÉPHISTOPHÉLÈS
Eh bien! que t'en semble?

(Il tend avec impatience le parchemin.)

FAUST
Donne!

MÉPHISTOPHÉLÈS
Allons donc!

(Faust signe le parchemin; pendant
ce temps Méphistophélès prend la
coupe posée sur la table.)

Et maintenant, Maître, c'est moi qui te convie.
A vider cette coupe, où fume en bouillonnant
Non plus la mort, non plus le poison,
mais la vie.

FAUST
(prend la coupe et l'adresse à
la vision de Marguerite)
A toi! fantôme adorable et charmant!

(Faust bit la coupe et se transforme
en un jeune homme. La forme s'estompe.)

MÉPHISTOPHÉLÈS
Viens!

FAUST
Je la reverrai?

MÉPHISTOPHÉLÈS
Sans doute.

FAUST
Quand?

MÉPHISTOPHÉLÈS
Aujourd'hui.

FAUST
C'est bien!

MÉPHISTOPHÉLÈS ET FAUST
En route!

FAUST ET MÉPHISTOPHÉLÈS
En route!

FAUST
A moi les plaisirs,
Les jeunes maîtresses!
A moi leurs caresses,
A moi leurs désirs!
A moi l'énergie
Des instincts puissants,
Et la folle orgie
Du coeur et des sens
Ardente jeunesse,
A moi tes désirs,
A moi ton ivresse,
A moi tes plaisirs

MÉPHISTOPHÉLÈS
A toi les plaisirs
Les jeunes maîtresses!
A toi leurs caresses,
A toi leurs désirs!
A toi l'énergie
Des instincts puissants,
Et la folle orgie
Du coeur et des sens
Ardente jeunesse,
A toi ses désirs,
A toi son ivresse,
A toi ses plaisirs

(Sortent)



*   *   *

*   *

 *


Faust Soldiers






*   *   *
*   *
*


Faust - Charles Gounod - 1995 




 

  
Faust - Wichita Grand Opera - COMPLETE











Gounod FAUST Kraus,Ghiaurov, 
Freni,Wilbert- Prête-
Opera of Chicago 1980
sub español







Faust: Alfredo Kraus
Mefistófeles: Nicolai Ghiaurov
Margerite: Mirella Freni
Valentin: Robert Wilbert

Director: George Prêtre
Chicago 1980


Fausto
Drama en cinco actos con música de Charles Gounod (1818-1893), y libreto de Jules Barbier y Michel Carré. Se estrenó en el Théatre Lyrique de París el 19 de marzo de 1859, basado en la obra del mismo nombre de Goethe.

Charles Gounod se sintió atraído de un modo especial por el aspecto religioso que plantea la obra de Goethe. Sus inquietudes místicas, que ya le habían llevado en su juventud a ingresar por algún tiempo en el seminario, lo llevaron a considerar de gran interés el episodio de Marguerite, aunque edulcorándolo para transformarlo en una historia en la que acabara resplandeciendo la virtud frente a las tentaciones del diablo que está presente en la escena. En Alemania, aunque esta ópera es popular, no le perdonaron su falta de rigor con el mito de Faust ni la orientación totalmente sentimental que los libretistas imprimieron el drama de Goethe.

La ópera alcanzó un buen éxito, pero fueron el tiempo y los sucesivos cambios los que la convirtieron en la más célebre del repertorio francés. Tras el estreno parisino pasó a Estrasburgo, donde adoptó forma de ópera lírica con recitativos orquestales y no "hablados". Desde entonces continuó su carrera ascendente hasta que fue conocida en toda Francia. La Ópera de París decidió ponerla en escena aunque exigió a Gounod los oportunos retoques para que su obra se ajustara al modelo de espectáculo del gran teatro. Se le añadieron un gran ballet (la escena de La noche de Walpurgis) y varias escenas complementarias, como un aria para Marguerite y otra para Siebel que, posteriormente, se ha considerado oportuno desestimar por la longitud de la partitura. Así, estrenada en forma de "grand'opéra" Faust alcanzó su éxito definitivo en París, convirtiéndose en imprescindible en el cartel anual de la Ópera. No es extraño que alcanzase las mil representaciones en 1894 y las dos mil en 1934; actualmente ronda las tres mil.


































No hay comentarios: